Skip to main content

Consecuencias de la Diabetes - Microvascular

Consecuencias de la Diabetes - Microvascular

Las complicaciones a largo plazo asociadas a la diabetes pueden dividirse en dos tipos: las macrovasculares, que afectan las grandes arterias, y las microvasculares, que afectan los pequeños vasos sanguíneos en su cuerpo. Las complicaciones microvasculares pueden conducir a problemas en los ojos (retinopatía), en los riñones (nefropatía) y a daños nerviosos (neuropatía). No obstante, hay buena evidencia de que, si se controla la presión arterial y se mantiene un nivel sano de glucemia, es posible reducir de forma significativa el riesgo de dichas complicaciones.

Complicaciones que afectan los ojos (retinopatía)

No se preocupe si tiene trastornos en su visión, pero busque consejos con su equipo médico de inmediato. En la mayoría de los casos, la visión borrosa es el resultado de cambios en la glucosa sanguínea y no está vinculada a problemas futuros con su visión. A veces, la visión perturbada puede permanecer durante varias semanas, pero con un buen control glucémico, vuelve a la normalidad más rápidamente.

El cuidado de los ojos reduce, en gran medida, el riesgo de lesiones oculares en personas con diabetes. La ceguera causada por la diabetes es muy escasa (una en 1000 personas) en países donde está disponible el tratamiento con métodos modernos. Sin embargo, si usted tiene diabetes desde hace 15 años, es probable que tenga algún grado de lesión ocular. La mejor medida de prevención y tratamiento para la retinopatía es el control de la glucemia y de los niveles de presión arterial. Se puede hacer un seguimiento anual de la retinopatía y, si hay algún daño, se recomienda el tratamiento con láser.

Complicaciones que afectan los riñones (nefropatía)

Los riñones filtran y limpian la sangre, transformando algunos de los residuos de su cuerpo en orina. También liberan hormonas y regulan la cantidad de líquido y de sal en el cuerpo para ayudar en el control de la presión arterial. La enfermedad renal progresa gradualmente en personas con diabetes; sin embargo, hay varias formas de retrasar este proceso antes de que se convierta en insuficiencia renal.

Una de las medidas de prevención es tener un buen control sobre su glucemia y presión arterial. Si se presenta una infección urinaria, es importante tratarla rápidamente, pues esto también puede producir daños en los riñones. Su médico puede prescribir algunas medicinas para la reducción de la presión sanguínea. Si sus riñones no están en condiciones de funcionamiento adecuadas, su equipo médico puede aconsejarle ajustar su dieta. Solo en casos aislados las personas con diabetes sufren daños renales severos o insuficiencia renal, que requieren tratamiento con diálisis o un trasplante.

Complicaciones que afectan los nervios (neuropatía)

Si los vasos sanguíneos que alimentan sus fibras nerviosas están dañados, sus nervios pueden necesitar oxígeno. Esto puede resultar en lesiones que causan la pérdida de la sensibilidad y del dolor. Los nervios más largos, como los de los pies y de las manos, son los más vulnerables. La pérdida de las sensaciones en estas áreas puede producir daños en los pies y la incapacidad de coger objetos pequeños o ejecutar tareas delicadas, como coser botones. La neuropatía también puede afectar el sistema digestivo, el corazón, los ojos, las glándulas sudoríparas, la vejiga y la función sexual.

La mejor forma de reducir el riesgo de neuropatía es mantener un nivel saludable de glucemia. Si la neuropatía afecta sus pies, debe hacer los análisis regularmente. También existe una serie de medicinas que pueden aliviar cualquier dolor o molestias que puedan sentirse. En caso de sentir dolor o pérdida de sensibilidad, informe a su médico inmediatamente.