Skip to main content

Grasa y Diabetes

Grasa y Diabetes

La razón para que las personas con diabetes tengan cuidado con la ingestión de grasa es exponerse a un riesgo mayor de arterosclerosis y enfermedades cardíacas. Uno de los objetivos esenciales para quien tiene el problema es disminuir la ingestión total de grasa (incluyendo las saturadas y los ácidos de grasa trans) y el colesterol.

Usted necesita ser particularmente cuidadoso con las grasas saturadas y las llamadas grasas trans. Los alimentos con grandes cantidades de grasas saturadas son productos lácteos y carnes rojas. También se encuentra en chocolates, tortas , dulces y, algunas veces, en papas fritas. Las grasas trans se clasifican frecuentemente como "aceite vegetal parcialmente hidrogenado" o "grasa vegetal" en el rótulo de los alimentos.

En esos casos, lo ideal es sustituir por productos que tengan grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas. El aumento de la ingestión de esta última puede mejorar incluso la hemoglobina glicosilada. Cuanto más suave sea la grasa, mejor. La mantequilla líquida y el aceite no contienen grasa trans y tienen un bajo grado de ácidos grasos saturados.

Tenga cuidado con los aceites de palma, vegetales y de coco, pues todos son ricos en grasa saturada y se usan ampliamente en diferentes productos. Hoy en día, los nutricionistas promueven las grasas monoinsaturadas (MUFA) con un efecto protector contra enfermedades cardíacas.

Escoja una mantequilla que contenga grasas de tipo mono. La mantequilla light no se recomendada para los niños muy pequeños, a pesar de que tienen una necesidad mayor de grasa en la dieta. La margarina común y la mantequilla contienen apenas un 3% de grasa poliinsaturada. El aceite de oliva y de semilla de uva contienen grandes cantidades de grasas mono y son buenos para las frituras. No obstante, si la cacerola o sartén está muy caliente, la grasa insaturada puede descomponerse. Lo indicado, en ese caso, es el aceite de girasol.

Hasta los 5 años, se espera que la proporción de energía proveniente de grasas alimentarias caiga cerca del 50% en niveles recomendados para adultos, pero esa moderación no debe ocurrir antes de los 2 años de edad. Antes de esta edad, la densidad energética de los alimentos es importante, sin contar con que la comida con bajo grado de grasa para bebés puede estar asociada al rápido vaciamiento gástrico y la diarrea.

Muchas personas creen que la grasa aumenta el nivel de glucosa, y se aconseja generalmente a las personas con diabetes que la reduzcan en la dieta. No obstante, la comida grasosa no tiene efecto directo en el nivel de glicemia. El efecto existe, pero es indirecto.

Estudios en monos constataron que sus estómagos vaciaron porciones de alimentos a través del esfínter inferior con la misma cantidad de energía a cada minuto. Como la grasa provee más energía que los carbohidratos, el estómago se vacía lentamente cuando el grado de grasa es alto.

Una comida con alto grado de grasa, sin embargo, hará que el nivel de glucosa suba lentamente. La cantidad de grasa en los alimentos debe pasar al intestino antes de que pueda afectar la tasa de vaciamiento del estómago. Esto significa que si empieza una comida rica en grasa, la señal de disminución de la tasa de vaciamiento del estómago se alcanzará rápidamente.

En caso que haga una comida muy grasosa, aún puede tener otros alimentos en su estómago cuando esté listo para alimentarse nuevamente. Si usa inyecciones múltiples, tendrá que disminuir la cantidad de comida que pretende comer (sin alterar la dosis de insulina) para evitar un aumento en la glucosa. Si usa insulina de acción rápida, puede correr el riesgo de tener hipoglicemia tras una comida rica en grasa. En tal caso, aplíquese la inyección tras la comida en vez de antes.

Al final de cuentas, lo importante es la cantidad total de grasa a largo plazo. Puede reducir la grasa durante la semana y después tener una comida conmemorativa el fin de semana, por ejemplo. Vale recordar que gran parte de los sustitutos de la grasa, como la maltodextrina (almidón comestible modificado), se hacen a base de hidratos de carbono y pueden afectar la glucosa.